Close

27 septiembre, 2018

Alertas de sonido en el coche eléctrico

Seguramente lo hayas oído alguna vez. Uno de los argumentos en contra del coche eléctrico más manidos se encuentra en su sigiloso discurrir por la ciudad, lo cual puede ser un peligro, en especial para los peatones, en calles de escasa visibilidad. Este silencio puede no hacerles perceptibles a la hora de cruzar de acera, pero es por ello que muy pronto los vehículos eléctricos contarán con alertas de sonido para incrementar la seguridad, en especial cuando se circule a velocidades muy bajas, caso de las calles estrechas en las ciudades.

Un futuro que, sin embargo, es ya presente para Renault, la marca líder del mercado cuando se trata de los vehículos cero emisiones y amigos del Medio Ambiente, puesto que el ZOE, la Kangoo Z.E. y el Master Z.E. ya cuentan con un altavoz ubicado cerca del motor para así transmitir un sonido similar al del motor tradicional que cargan los coches que funcionan mediante gasolina o diésel.

Estas alertas de sonido que deberán llevar todos los vehículos eléctricos llegan por conciencia de seguridad pero también por normativa internacional. El próximo año, 2019, se espera que sea nuevamente un año para el repunte de la presencia de coches eléctricos en las calles, por lo que estos vehículos cero emisiones de nueva fabricación se espera que salgan a la venta con su correspondiente alerta de sonido instalada.

Es así tanto en Europa como en Estados Unidos. En el Viejo Continente, este dispositivo de alerta recibe el nombre de AVAS (Approaching Vehicle Audible System, que en español quiere decir Sistema Audible de Aproximación de Vehículo), que estará presente en todos los coches eléctricos que salgan al mercado después de septiembre del año que viene, dejando de plazo hasta 2021 para que, los vehículos de fabricación anterior que no contaba con él, se pongan al día con la normativa.

Al otro lado del Atlántico habrá un año más de plazo, y es solo a partir de septiembre de 2020 cuando todos los vehículos eléctricos de nueva fabricación cuenten con esta alerta instalada, que está establecido que emita su sonoridad cuando se circule a una velocidad inferior a los 30 kilómetros por hora, marca a partir de la cual, si se sigue bajando, el sigilo del coche eléctrico es tal que hace muy difícil detectar su presencia si no es directamente por el sentido de la vista.

Esta medida, que en ningún caso pillará a Renault por sorpresa, está previsto que reduzca el número de accidentes en unos 2.400 al año, ya sea por colisión con otros vehículos o atropello de peatones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *